A veces, las personas necesitan desahogarse y contar algo que les pasó, algo que sienten profundamente, o algo que les ha afectado de una manera particular. Pero no desean compartir esa experiencia con nosotros para que les demos nuestra opinión. No están buscando una respuesta. A veces, sólo necesitan contarlo para sacar afuera sus sentimientos, para liberar tensiones, para poder comprender mejor algo que les ocurrió a través de la repetición.

Suele ocurrir que cuando relatamos algo una y otra vez, vamos como tomando distancia de ese acontecimiento o hecho y lo vamos viendo desde otro lugar, desde un lugar más objetivo. Esto nos permite, de alguna manera, despojarnos un poco de las emociones que venían incluidas en ese hecho y así, nos damos permiso para analizarlo de un modo más racional.

 De igual manera, muchas veces, las personas necesitan hablar reiteradamente sobre un tema determinado, en especial cuando se trata de una experiencia muy movilizadora. Por ejemplo, después de la pérdida de un ser querido, una ruptura sentimental, un situación de estrés y angustia prolongada, un abuso o maltrato físico o emocional, etc. Hay experiencias de vida que pueden afectarnos mucho, emocionalmente. Por esta razón, es natural que tratemos de comprender qué pasó o de buscar consuelo o contención emocional a través del relato reiterado.

Cuando una persona elige compartir con nosotros una experiencia que impactó su vida y su estado emocional de un modo significativo, no siempre está buscando una respuesta de nuestra parte. Muchas veces, sólo necesitan que uno esté allí para oírlos, para ponerles el hombro, para tomarles la mano, pero sin emitir ningún juicio de valor sobre lo que nos están contando.

El mero hecho de escuchar, de estar allí cuando un amigo-a nos necesita, es un acto de ayuda emocional. Cuando una persona tiene necesidad de compartir una experiencia emocional con nosotros, quizás sólo necesita que la escuchemos sin juzgarla, sin darle sugerencias, sin interferir en si lo que nosotros creemos, si lo que hizo está bien o mal, etc.

 Escuchar a otra persona sin dar nuestra opinión, sin emitir un juicio, sin dar sugerencias, es algo que tiene mucho valor  en especial para las personas que un momento dado  sólo necesitan a alguien que las escuche cuando desean hablar.

Al escuchar de este modo, nos abrimos y nos volvemos receptores de los sentimientos y las emociones ajenas, nos abrimos a las experiencias de los demás, nos damos la posibilidad de aprender a oír a otras personas sin juzgarlas. Este tipo de ayuda emocional puede ser muy valiosa, y en algunos casos, puede ser el único tipo de ayuda que brinde una contención emocional eficaz.

 Aquel que es buen oyente se destaca sobre lo demás. Ya que, además de escuchar y dejar hablar a los otros, demuestra que tiene apertura mental.

Sabe tolerar las críticas y las voces disidentes. Por eso mismo, cuando le toca dar su opinión, lo hace sin ser agresivo-a y exponiendo claramente sus ideas. Quien sabe hablar también sabe escuchar. Y viceversa. Todo parte del respeto, el entendimiento y la serenidad mental.

Saber escuchar y dejar hablar a los demás correctamente es un claro síntoma de madurez mental, intelectual y afectiva. Sólo aquel que está preparado para ello sabe aceptar a los demás, incluso sus prejuicios, exageraciones y otras cosas que mucha gente no toleraría.

Por esto mismo es fundamental el hecho de aprender a escuchar en el crecimiento personal. Cuando lo hayamos logrado, será una señal de que vamos por buen camino y estaremos preparados para dar contención a todo aquel que lo necesite de manera correcta.

 En Europa Coaching sabemos lo importante que es esta palabra, ”CONTENCION”  y por tal motivo una base amplia de nuestro trabajo se basa en saber oír, en saber escuchar, en hacer del dialogo nuestra mayor arma para profundizar en lo más adentro de la persona y buscar la raíz de sus situaciones personales o profesionales que le tienen trabado.

Europa Coaching es hoy por hoy, una manantial de contención para todas aquellas personas que desean crecer, que desean salir adelante, que pasan por momentos difíciles, por situaciones complejas, por pérdidas o duelos y que no saben cómo canalizar sus emociones.

 Queremos que lo compruebes, y que seas uno-a mas, de las muchas personas que encontraron en nosotros ese hombro en el que apoyarse, esa guía en la que encontrar tu verdadero camino, ese abrazo que te hace sentir que no estás solo-a. Para ello te queremos  regalar nuestra primera sesión como hicimos con todos nuestros clientes, en ella podrás comprobar cómo trabajamos y como cambiara tu vida si nos dejas ser parte de tu vida.

 Visita nuestra página web y conocerás un poco mas de nuestro quehacer diario.

 www.europacoaching.com.ar

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Buscador

Ultimos Comentarios

  • Hola, la verdad es que mi novio termino conmigo ha...
  • Yo estoy pasando por ese proceso yo le mando corre...
  • Yo no sé si odio a las mujeres. Tengo 34 años y si...
  • Sabiendo lo que no es amor, es más fácil analizar ...
  • Muy buen articulo...me i9nteresa seguri leyendo so...

Pagos Online